Feeds:
Artigos
Comentários

Posts Tagged ‘Cidade do México’

O sulco que, na anatomia da tarde, rasgou por Coyacán para desaguar em San Angel.

 

Altar alegórico para o dia dos mortos. As cores magmáticas saindo directamente dos tubos de guache.

Choveu esta tarde? Em frente, na casa amarela, já a noite das palavras tinha iniciado a espiral que atravessa as grades. Rio Chico, Tizapán.

A artéria das palavras atravessa, tombando como luz, pelas telhas vítreas inundando a casa etérea.

 

Dedicatória a Luis Verdejo e aos seus poemas da mão esquerda. Ceramista, escultor, pintor imprivisível dos espaços partilhados.

 

 

 

 

 

Anúncios

Read Full Post »

 

Um livro pode sempre ter outro nome, outra capa. Outra mão que o conduza, fundo, para dentro do mistério de que se resolve o mundo. No coração de agave reune-se um ciclo de poemas aludindo ao corpo transgressor vivenciando um México inflectido. Através da raíz da sua forma, expirando os conteúdos em verso num livrinho fixando esses mundos que, do olhar, encontram uma expressão no interior vago e inquieto da poesia. São nove poemas em caligrama pendular, editados pela Douda Correria, convidando, desde já, para a sua apresentação – no dia 25 de Maio pelas 22 horas no bar A Barraca – com a presença dos poetas oficiantes (Nuno Moura, Diniz Conefrey, Maria João Worm); falando e lendo das janelas que se abrem neste outro tempo, neste outro espaço a aurora memorial.

Read Full Post »

Marina 1

A narrativa gráfica O Mundo Circular de Marina teve a sua primeira expressão no decorrer do ano de 2007, quando estive na Cidade do México. Nessa altura conheci a escritora mexicana Cristina Guillermo que me apresentou vários dos seus textos para ver se podíamos coincidir numa colaboração. De regresso a Portugal senti uma grande empatia e afinidade temática pelo texto que dá título ao trabalho que desenvolvi, entre 2014 e o inicio deste ano, no quadro de uma bolsa de Estâncias de Criação Artística. No centro de interesse que o texto da escritora apresenta, encontra-se uma lúcida alusão poética relativa ao movimento de permanência-impermanência da vida, em todos os seus aspectos essenciais, através da visão de uma menina.

Marina 2

A riqueza informal deste olhar que, simultaneamente questiona e constata, fora dos parâmetros convencionais de aparência linear, acaba por traduzir-se num texto repleto de ritmos e harmonias que estão em sincronia com os conteúdos de movimento e sentimento que expõe. O trabalho visual que realizei tenta dar forma ilustrada, complementando este sentido expresso através da escrita. Desta maneira, este projecto para livro, mais do que repetir abordagens pedagógicas pré-concebidas, situações de humor do quotidiano ou fábulas, com um sentido moral ou sociológico para entreter o leitor, remete para uma experiência intimista de uma visão mais sensível do mundo; reconhecendo este como um organismo vivo. Desde as suas pequenas particularidades aos grandes sistemas, o movimento em espiral – contendo um ritmo musical – é a orgânicidade que Marina reconhece ao longo desta narrativa.

Read Full Post »

DE PASSAGEM

México 1

Tizapan, San Angel. México D. F.

Construção sobreposta no mesmo lugar da raiz comum. Construção antiga debaixo do chão; raízes que se debruçam sobre os passeios. O visível é agora se o olhar tiver em conta as árvores e as suas ramagens, os troncos. Corpos orgânicos para pendurar tudo o que se desprende dos transeuntes.

México 2

“Aqui o céu parece-me mais alto”. Linogravura sobre papel. Maria João Worm.

De resto imagens, imagens que se fixam. Tanto em muros como em papel são um corpo para escrita. Cor na superfície do suporte que cedo se vai desvanecendo, uma presença que vive da sua continua recriação; como os dias, a noite, o tempo. As pirâmides são exemplo disso, a cor é a primeira a desaparecer. A cor é a sua pele.

México 3

Teotihuacan, México.

 

Read Full Post »

 postal frente y vuelta
Con la inestimable colaboración de la Embajada de Portugal en México, la editorial lisboeta “Quarto de Jade” y la gran ayuda de Nemours, casa galería presenta Te escribo de lejos de María Joao Worm…maestría compositiva, luz de Lisboa, veladuras finas en la construcción de espacios y atmósferas, imagen evocadora….poesía pura….
Maria Joao Worm, es una reconocida ilustradora portuguesa de gran recorrido profesional, que además tiene importantes reconocimientos a nivel nacional como europeo.
postal frente y vuelta
Hola
Espero que estés bien,
Me ha gustado mucho recibir tu carta donde me dices que, finalmente, parecía que habías conseguido lavarte los ojos, retirar el filtro sucio que se acumula a partir de un cierto tipo de conocimiento y que empezabas de nuevo a volver a ver.
Tienes razón cuando dices que viajar no es una cuestión de tiempo o de distancia, pero que el condicionamiento de lo que transportamos nos permite reinventar la voluntad de vivir.
En cuanto a la exposición te digo que es la primera vez que junto trabajos de diferentes ediciones, de esta manera se vuelven más inseguros fuera de su contexto pero también más libres del papel que siempre representaron.
Acá el cielo me parece más alto, y se siente el peso de la tierra pulsando.Pasarás por acá el día 24?Un abrazo

MAPA CASA GALERIA

Read Full Post »

JdC 2

Debo señalar también que encuentro continuamente frases de Moore, Brancusi, Chillida, Wotruba, etc., y de los pintores Joaquín Torres-García y Tápies entre otros, que de una u otra manera se conectan con frases que le he escuchado a Javier: probablemente, algunas de ellas las ha leído, pero siento que más que haberlas leído (y asimilado), son frases a las que solamente pudo haber llegado en el trabajo cotidiano y en su manera de abordar el hecho escultórico-artístico. Es fundamental señalar que todos estos artistas tienen algo en común: conocen, respetan y experimentan con el material con que trabajan; aman y por eso defienden el trabajo manual, más que cualquier especulación teórica; crean obras con gran vitalidad expresiva; creen en la sensibilidad del artista para construir una obra con una estructura formal sólida.

Yo no creo en la obra exclusivamente emocional. El arte debe ser riguroso. El artista sólo puede encontrar su libertad en la disciplina

Jorge Dubon

JdC 1

El arte de la precisión. El arte de la austeridad. Así podría ser definida la tarea escultórica que realiza Javier. Lo he visto trabajar por mucho tiempo. En una escultura que yo creía que ya estaba terminada porque sus formas (pocas) se relacionaban de manera armónica, Javier seguía trabajándola para darle a los planos una sutileza que al principio apenas estaba delineada. Cada forma en sus esculturas, es muy distinta a las demás; comparten el tratamiento formal (lo pulido, la indicación clara de los planos dominantes tan importante para Rodin y Matisse), pero están concebidas para desarrollar un movimiento o ritmo (dentro de ese objeto escultórico que estático): sus esculturas están concebidas en profundidad. Cuando uno observa un lado de su escultura encuentra una forma que está dirigido hacia uno, pero detrás (arriba y abajo) otras formas están jugando con esa que uno está observando: uno entrevé esas otras formas, pero al dar la vuelta observa que esa otra forma tiene características muy distintas a la que uno había observado: puede ser más filosa, mucho más larga o corta, puntiaguda o recta, en fin, pero siempre te sorprenderá.

JdC 4

Su escultura siempre fluctúa entre lo orgánico y lo geométrico: diríamos, parcialmente, entre Henry Moore y Eduardo Chillida. Digo parcialmente ya que tanto Moore como Chillida tienen que ver con otros artistas o aún con obras artísticas de otras culturas: el arte mesoamericano, las esculturas de las islas Cícladas, el arte escultórico de Oceanía y por supuesto la arquitectura y artistas de otros siglos hasta llegar a Velázquez, Goya, Rodin, Brancusi, Giacometti, etc. Javier se conecta con esa larga tradición que tiende su visión del arte en los orígenes.

Padeletti dice sobre Fernando Espino que éste prefiere gastarse en dos o tres formas, que muestren lo que quiere decir y no derrochar sus energías en una gran cantidad de formas que puedan crear ruido o confusión formal; en otras palabras, ahorra sus medios técnicos. Esto mismo podría decirse de Javier: la austeridad ante todo: ni derroche ni adorno. Esto sugiere una actitud ética ante el arte como ante la vida.

El artista es un hombre de fe en la pintura

Joaquín Torres-García

JdC 3

Ezra Pound divide al arte, al igual que lo hace la medicina, en dos: uno es el arte de diagnóstico y el otro el arte de curación. “Uno persigue el culto de la fealdad-, (o demuestra, diremos, las iniquidades en muchos ámbitos humanos) y el otro el culto de la belleza. El culto de la belleza es la higiene, el sol, el aire y el mar y la lluvia y el baño en los lagos”. (Pound no quiere decir que uno de los dos tipos de arte sea mejor que el otro, sino que tiende a objetivos distintos. Por eso en el arte de diagnóstico nombra a Villon, Baudelaire, Flaubert, entre otros).

Del Cueto cree en un arte de curación: arte que traspasa las fronteras espacio temporales de una sociedad y tiende a un arte intemporal. Lo logra a partir de sus configuraciones formales concebidas dentro de una escultura sólida, pero no rígida sino con un gran ritmo interior. Esto también sucede con las esculturas cicládicas, por supuesto también con Brancusi. Arte que surge en un tiempo, que utiliza todos los avances de él, pero que tiende a purificar, a clarificar a eternizar. A Javier esto lo hermana con Torres-García, que veía en el arte incaico, (estructural, geométrico) un arte que siempre tendía a lo abstracto, indestructible, eterno.

JdC 5

El arte de Javier, como todo gran arte, surge de la contemplación en el hacer para crear obras que exigen una contemplación (un tiempo suficiente de percepción en sus cualidades formales) del espectador. Es un arte que en ese sentido va en contra de nuestra época, confusa, veloz, inquieta, en la cual el bombardeo de imágenes y la estetización (la mayoría de las veces vacía) de los objetos manufacturados son la marca de ésta. Más que ir en contra, como dije, nos da una opción distinta: el espectador, a partir de la contemplación de sus obras, puede llegar a tener una experiencia estética profunda.

Texto de Luis Verdejo

http://javierdelcueto.com/galeriacutea.html

Read Full Post »

“Llevo más de veinte años trabajando la cerámica y en todo ese tiempo el barro no ha dejado de sorprenderme. Aprendí a modelarlo antes de saber que podría ser un material definitivo. La conquista fue inmediata y su modo de conquistarme tuvo más que ver con el olfato que con el tacto. Luego vinieron los años de aprender el oficio de la cerámica y entonces la sorpresa fue mayor cuando fui testigo de las transformaciones de la arcilla por la acción del fuego.”

Javier 1

Esto lo escribió Javier del Cueto en 2001. Ahora tiene más de treinta años trabajando con el barro y se sigue sorprendiendo con lo que se puede hacer con ese material Esto le sucede porque en todo ese largo tiempo el material le ha ido informando cosas, maneras distintas, imprevistas de acercarse a él: el barro, parece que, después de miles de años, no ha develado totalmente su secreto. Por ejemplo, Javier antes creaba bloques macizos de barro que horadaba, que cortaba con alambre y con cuchillo, para después tallarlos, lijarlos, darles una forma concreta, clara. Ahora, muchas de las esculturas que se muestran en este post, las ha ido modelando a partir de un barro con mucho agua, sin amasar (cosa casi impensable sin el descubrimiento del barro-papel, tan importante en toda su obra desde hace quince años). Esta experimentación con todas las maneras y estados de humedad, las ha realizado en el taller, directamente en contacto con la arcilla. Por supuesto, Javier cree, que en el taller, en el trabajo diario, es donde se encuentran las soluciones y aún las tendencias. Nada más lejano a él que la especulación de ideas fuera del ámbito del taller del escultor; idea, que se extiende, cada vez con mayor fuerza, en gran parte del arte que se realiza actualmente. “Trabajar, trabajar sin descanso. Devenir fuerte”, decía Cézanne. Por supuesto Javier cree en el oficio. Pero en un oficio que se renueva constantemente, que busca salidas inesperadas, que las encuentra en el hacer.

Javier 6

Hugo Padeletti dice que “un pintor zen puede llegar a viejo y no tener un “oficio”, es decir, habilidad convencional, porque lo inventa cada vez de nuevo”. Javier comenzó muy joven, primero tímidamente en la cerámica, (por ese respeto hacia el material) y ahora con cincuenta y dos años, no tiene una habilidad convencional. Llegará a viejo, y tampoco la tendrá, seguramente. Comenzó haciendo torno, pero esas vasijas lentamente se convirtieron en esculturas. Quizás las palabras de Shoji Hamada: “mis formas las creo alrededor del vacío” que a Javier le gusta citar, han incidido en su manera de entender la escultura.

Javier 2

Javier, tanto en torno como en escultura, crea sus formas alrededor del vacío. Sus formas escultóricas están hechas para que el vacío entre o juegue en ellas, para que el espacio se vuelva elocuente dentro y alrededor de ellas. Para Javier no hay diferencia entre vasija y escultura porque las dos configuran el vacío, lo desplazan, lo dibujan. El vacío es el espacio que deja de ser vacío para ser habitado por una forma, la escultura, que hace vivir a ese espacio. El vacío no existe sino a partir del momento en que la escultura lo ha habitado y se vuelve elocuente porque te exige una contemplación.

Por otra parte, ¿no es extraño que la manera en la cual el barro lo conquistó fue a través del olfato, más que del tacto? En Andrei Rubleiv, de Tarkovski, el muchacho, constructor de la campana, encuentra el barro particular que necesita para la fundición a partir del olor del barro mojado. Cada vez que mezclamos barro con los pies, 100 ó 200 kilos, lo primero que hace Javier, al terminar esa tarea agotadora y placentera a la vez, es oler el barro, antes de probar su plasticidad. Seguramente lo compara con otros barros, con otras mezclas. Esto nos habla de un conocimiento vivo del oficio.

Mientas uno talla descubre el espíritu del material y las propiedades que le son peculiares. La mano piensa y sigue los pensamientos del material. Brancusi

Javier 3

Hace ocho años le pregunté a Javier en una entrevista para El poeta y su trabajo (revista fundamental en el panorama cultural latinoamericano) sobre su proceso creativo. Lo siguiente fue lo que me contestó en las dos ocasiones. Lo transcribo tal cual, porque sus palabras iluminan mejor que nadie una visión particular del hecho escultórico, el pequeño formato y algunos elementos que pueblan su quehacer cotidiano.

-¿Trabajas con una idea clara de lo que quieres hacer, o ésta se va dando poco a poco?

“En realidad no parto de una idea clara. Normalmente hago muchos bocetos y los voy guardando todos, los que me gustan y los que no me gustan; a partir de ahí desarrollo algunos y otros no. Aquí sucede algo curioso: cuando vuelvo a ver los bocetos, después de mucho tiempo, me suele pasar que alguno que no me gustaba me empieza a gustaro le encuentro algún detalle que puede ser interesante como punto de partida para una escultura. Además, al menos en mi caso, el estar metido en el proceso de una obra es lo que me lleva a otros resultados, lo que me da ideas para continuar después con la siguiente obra. Considero también que uno puede resolver todos los planteamientos formales de la escultura con una pella de barro que quepa en la palma de la mano. Lo que vendría después es agrandarla al tamaño requerido; pero eso ya es otro problema”

Javier 4

Le pregunté, de nuevo, hace dos meses (no para este texto) sobre por qué ha trabajado sobre todo y tanto tiempo en pequeño formato. Esto me contestó:

“El gesto de la mano va por delante de la idea y eso está muy bien, siempre he creído que es así como se hace escultura. Por eso hay que ejercitarse lo más posible, para que el concepto no haga que la mano se detenga. La mejor manera sería entonces trabajar en pequeño formato. Luego está el material. El barro encierra en sí mismo todas las posibilidades de la escultura. Si los budistas dicen que el universo entero esta contenido en una gota de agua, entonces ¿qué no contendrá un tocho de barro que nos cabe en la palma de la mano? Hay que estrujarlo, modelarlo desde luego; pero nosolamente está el modelado, también la talla. A dureza de cuero, a dureza de hueso. No existe ningún material que se transforme tanto como el barro, y si la escultura es transformación, entonces, ¿qué mejor material que el barro?. Luego viene el fuego que cambia al barro en todo sus aspectos: físicos, químicos, es algo sorprendente. El pequeño formato: pienso en Jorge de Oteiza, el escultor vasco. Hizo cientos de esculturas tallando gises, lo que el llamó su Propósito Experimental, el Laboratorio de Tizas. En escultura hay que experimentar, eso esta fuera de duda, y para eso tenemosel pequeño formato. De esta experimentación, este contacto directo con los materiales, surgirán algunas obras en sí mismas. Si bien es cierto que muchas otras habrá que dejarlas en el cajón. De cualquier manera no hay que desechar una sola, cada intento, cada gesto registrado en la arcilla o en cualquier otro material contiene posibilidades que pueden ser desarrolladas más adelante. El pequeño formato vendría a ser entonces el mejor registro de nuestras ideas, un registro sin la intermediación del lenguaje, un registro continuo y cotidiano.”

Javier 5

El trabajar con una pella del tamaño de una toronja, tiene muchas ventajas: la puedes mover con facilidad, la puedes cambiar de dirección, verla por arriba, por abajo, por los lados. Esto lo hace Javier continuamente y sucede, por ejemplo, que una escultura que había sido trabajada con una forma que iba a quedar en la parte superior de la pieza queda a un lado o casi abajo. Digo casi porquesus esculturas, creadas a partir de una combinación de formas filosas, largas o cortas, de volúmenes geométricos, de huecos, casi nunca son simétricas.

Moore habla sobre lo anterior mejor que nadie: “La gran ventaja de una escultura es su tridimensionalidad y ésta puede verse desde innumerables ángulos. Prefiero la escultura asimétrica a la perfectamente simétrica porque, en un trabajo simétrico, al ser un lado idéntico al otro, sólo tiene la mitad de los distintos puntos de vista que un trabajo asimétrico.”

Esta cita nos habla perfectamente del tipo de escultura que Javier trabaja y también une de manera muy particular, la escultura abstracta con las variaciones que encontramos dentro de lo orgánico en la naturaleza.

Texto de Luis Verdejo

http://javierdelcueto.com/galeriacutea.html

 

Read Full Post »

Older Posts »